Cómo Evitar que un gato babee

Los gatos babean por varias razones. Algunas de estas razones son benignas y otras pueden ser un indicio de un problema de salud más grave. Aprende a diferenciar el babeo normal del que puede ser el indicio de un trastorno grave. Una vez que averigües por qué babea el gato, podrás determinar cómo puedes hacer que deje de babear.

Controlar las causas comunes por las que babea

  1. Imagen titulada Stop Your Cat from Drooling Step 1
    1
    Debes prever que el gato puede babear de alegría. Los gatos suelen babear cuando están felices y contentos, como cuando comen hierba gatera. No le des hierba gatera si no quieres que babee. Además, dale la comida puntualmente para que no babee mientras la espera alegremente. Pon una toalla en tu regazo cuando acaricies al gato, pues no podrás evitar que babee de alegría por esta causa.[1]Dale agua o un poco de comida al gato cuando le administres un medicamento. Los gatos babean después de comer cosas amargas o desagradables, como medicamentos. Además, distráelo con juguetes o un ovillo de hilo después de aplicar el medicamento tópico contra las pulgas o los parásitos para tratar de evitar que se lama el medicamento del pelaje.


    • Lleva al gato al veterinario para que reciba medicamentos y tratamiento si notas que tiene síntomas como espasmos, convulsiones, diarrea, vómitos, falta de apetito o problemas de coordinación después de haber lamido el medicamento tópico de su pelaje.
    • Si el gato debe tomar un medicamento amargo de manera prolongada, entonces pregúntale al veterinario si es posible darle el medicamento mezclado para que tenga mejor sabor.


    1. Evita los viajes excesivos si el gato sufre mareos. Las náuseas pueden hacer que el gato babee, pero hay medicamentos aptos para los gatos que pueden ayudar en este caso. Pregúntale al veterinario sobre la posibilidad de que le prescriba al gato un medicamento para evitar las náuseas cuando viajes con él.
    2. Imagen titulada Stop Your Cat from Drooling Step 3
      4
      Consulta con el veterinario si el gato se enferma con frecuencia. Si el gato babea a menudo sin razón aparente o si se enferma después de babear, entonces eso puede indicar un problema más grave. Lleva al gato al veterinario si notas síntomas más graves, como perder el apetito, apretar los dientes o mostrar apatía.[2]
      • Consulta con el veterinario para asegurarte de que las náuseas del gato no sean un indicio de problemas hepáticos, renales o pancreáticos, los cuales requerirán un tratamiento inmediato.
      • El veterinario puede realizar un examen físico, hacer análisis de sangre para comprobar si hay alguna disfunción orgánica que pueda causar las náuseas y realizar una radiografía o una ecografía.

      Lidiar con los problemas dentales


      1. Imagen titulada Stop Your Cat from Drooling Step 4
        1
        Identifica y trata la gingivitis. Comprueba si hay indicios de gingivitis u otra enfermedad de las encías que puedan hacer que babee. Esto incluye inflamación, enrojecimiento o sangrado de las encías. Además, fíjate si las encías del gato se retraen o se separan de los dientes. Trata la gingivitis o la enfermedad de las encías para que deje de babear.[3]
        • Cepíllale los dientes al gato frecuentemente.
        • Lleva al gato al veterinario para una limpieza más exhaustiva.
        • Consulta con el veterinario sobre una posible extracción de dientes.
        • Dale antibióticos si tiene alguna infección en las encías.
        • Busca indicios de dentición en el gatito. La dentición también hará que babee.

        1. Busca y quita cualquier objeto extraño de su boca. Busca cualquier objeto extraño que pueda estar alojado en los dientes o en la boca del gato, y que pueda hacer que babee. Además, huele el aliento del gato, pues un objeto extraño alojado en su boca por mucho tiempo puede producirle mal aliento. También puedes fijarte si el gato se mete la pata en la boca como si tratara de sacarse algo que se le ha quedado atascado.
          • Trata de sacar cualquier objeto que tenga atorado en los dientes o la boca.
          • Lleva al gato al veterinario si no puedes sacarle los objetos extraños de la boca.
        2. Imagen titulada Stop Your Cat from Drooling Step 6
          3
          Trata un diente con absceso. Babear y manotearse la boca puede indicar que el gato tiene un absceso en el diente. Busca otros indicios de un absceso dental, como pérdida de apetito, hemorragias nasales, estornudos, fiebre, falta de interés en jugar y acicalarse, y dientes sueltos o descoloridos. Un absceso dental también puede causar mal aliento.[4]
          • Haz que el veterinario extraiga el diente con absceso. El gato estará anestesiado durante el procedimiento. La infección también necesitará un tratamiento con antibióticos, el cual puede prescribir el veterinario.

        Método3
        Detectar y tratar síntomas más graves

        1. Imagen titulada Stop Your Cat from Drooling Step 7
          1
          Mantén al gato lejos de las plantas venenosas. Los gatos suelen babear como señal de que se han envenenado. Fíjate si hay otros indicios de envenenamiento, como no comer, espasmos o convulsiones, diarrea, vómitos y úlceras bucales. Lleva al gato al veterinario inmediatamente si notas alguno de estos síntomas además del babeo.[5]
          • El veterinario puede tratar al gato con carbón activado, induciéndole el vómito o incluso haciéndole un lavado gástrico.
        2. Imagen titulada Stop Your Cat from Drooling Step 8
          2
          Pregúntale al veterinario sobre la enfermedad renal. Fíjate si el gato come menos, si baja de peso, si orina con mayor frecuencia o si toma más agua, además de babear. Comprueba también si tiene mal aliento. Si observas estos síntomas, pídele al veterinario que examine al gato para ver si tiene una enfermedad renal.[6]
          • Solicita ayuda para cambiar al gato a una dieta baja en proteínas a fin de prevenir y tratar la enfermedad renal.
        3. Imagen titulada Stop Your Cat from Drooling Step 9
          3
          Identifica y trata una infección de las vías respiratorias superiores. Babear puede ser un indicio de una infección de las vías respiratorias superiores en el gato. Fíjate si el babeo está acompañado de estornudos, secreción nasal u ocular, y fiebre. Además, observa si el gato come menos. Trata la infección animándolo a comer y manteniendo sus ojos y nariz despejados.[7]
          • Además, consulta con el veterinario acerca de otros cuidados paliativos, los cuales pueden incluir la administración de soluciones intravenosas para mantener al gato hidratado.
        4. Imagen titulada Stop Your Cat from Drooling Step 10
          4
          Pregúntale al veterinario sobre el cáncer oral. Babear puede ser una consecuencia de los tumores bucales y de otros tipos de cáncer. Habla con un veterinario si ves úlceras en la boca del gato u otros síntomas de cáncer oral, que incluyen inflamación bucal, mal aliento y pérdida de peso. Dile también al veterinario si el gato se muestra reacio a comer o incluso a cerrar la boca.[8]


Cómo llevar a un gato al veterinario sin una jaula de transporte
Coescrito por Pippa Elliott, MRCVSEn este artículo: Proteger al gato sin una jaula transportadora Acostumbrar a tu gato al automóvil Comprender los riesgos